Descripción del proyecto

alejandro-rozitchner-libro-andres-calamaro-tirados-en-el-pasto

Tirados en el pasto

2000, Buenos Aires, Editorial Sudamericana. En colaboración con Andrés Calamaro.

Los capítulos de este libro son fragmentos seleccionados del diálogo de convivencia que tuvimos Andrés y yo en Agosto de 1999, en la Costa Brava. Diálogo de amigos, de artistas que comparten momentos y hablan de música, de ideas, de su pasado en común, o simplemente diálogo de superficie, de momentos compartidos y asociaciones imprevistas. No es una entrevista a Andrés, es la conversación de dos amigos que piensan juntos y comparten momentos, uno de ellos extremadamente talentoso y de fama global, y el otro no tanto.

Párrafos del libro

“Andrés: El cielo está desatando toda su rabia gris.
Alejandro: Pará, son tres gotitas. Pero se viene una tormenta, sí, podríamos cobijarnos en alguna iglesia románica, en algún pórtico medieval.
Andrés: ¿Nos dejarían entrar?
Alejandro: No sé. La verdad es que me muero, pero me muero por pasar un día en una ciudad… bueno, por ejemplo en Girona de hace mil años.
Andrés: Es complicado.
Alejandro: No, es imposible, pero tengo esa fantasía.
Andrés: ¿Y si justo llueve?
Alejandro: Bueno, me mojo, un día. Después me curo en el presente. O en la Buenos Aires de 1810, 1850, 1900. Sobre todo Buenos Aires, que es mi ciudad. Caminar un día, recorrer, ver lo que era eso en ese momento, es una fantasía cautivante, ¿no te gustaría?
Andrés: Buenos Aires, que es también mía, tiene que haber sido muy linda alguna vez. Mucho más.”

“Alejandro: ¿Vos primero hacés la letra?
Andrés: Posiblemente llegan juntas.
Alejandro: Hacés la letra con la guitarra en la mano.
Andrés: Así es bastante bueno para la canción.
Alejandro: La letra va saliendo junto con la melodía.
Andrés: Es que no se puede confiar demasiado en un riff, o en una secuencia de acordes piola, suponiendo que tengamos suficientes para hacer una canción. A veces intenciones musicales sobran.
Alejandro: ¿Entonces cómo se hace una canción?
Andrés: Yo creo que hay que tener una buena pista de aterrizaje. Por ejemplo, nunca sentarse a escribir una canción sin lápiz y papel, con alguna guitarra en la mano mejor. Inventando y hablando con alguien ideas musicales y frases: mejor. Teniendo un título. A mí me sirve recopilar títulos.”